Llega al Parlamento vasco el derecho a decidir… del enclave burgalés de Treviño

El debate sobre el derecho a decidir llega esta semana al Parlamento vasco… Pero el de los ciudadanos de Treviño, el enclave burgalés situado dentro de Álava que reclama su anexión al territorio alavés. En plena resaca por la cadena humana soberanista organizada este pasado domingo por la plataforma soberanista Gure Esku Dago (Está en nuestras manos), que ha generado polémica por la elevada presencia política e institucional del PNV, la Cámara de Vitoria debatirá que se respete la voluntad de la ciudadanía de este territorio de segregarse de Burgos.

El respeto a la “voluntad libre y democráticamente decidida de la ciudadanía de Treviño” como “única condición” para su integración en Álava llegará este jueves al pleno del Parlamento de Vitoria de la mano de EH Bildu, que ha registrado una moción para que la Cámara se posicione a favor de “dar la palabra” a los 2.000 vecinos de este enclave para decidir su futuro.

No es la primera vez (ni será la última) que la anexión de Treviño llega al Parlamento vasco, que en 2014 llevó a las Cortes Generales una ley orgánica dirigida a iniciar el procedimiento legislativo para anexionar el enclave burgalés a Álava con el respaldo del PNV, EH Bildu y el PSE. Sin embargo, el Congreso dio un portazo a esta reivindicación, avalada por el Gobierno vasco, con la oposición frontal del PP y del PSOE, que no atendió a la reclamación de los socialistas vascos.

La propuesta para lograr la separación de Treviño de Burgos llega justo cuando las aspiraciones soberanistas se encuentran en un momento álgido en el Parlamento de Vitoria, donde el PNV y EH Bildu acaban de sentar las bases de un eventual nuevo Estatuto con una propuesta de Preámbulo y del Título Preliminar que reconoce el derecho a decidir del pueblo vasco, abre la puerta a la celebración de un referéndum independentista, establece una relación de “no subordinación” con España y recoge la “nacionalidad vasca”. Además, el Parlamento, donde reside el poder legislativo, fue el lugar simbólico donde este domingo finalizó la cadena humana organizada por Gure Esku Dago, que llevará a la Cámara de Vitoria su ‘pacto ciudadano’ con 2.019 razones a favor del derecho a decidir para presionar a los partidos de cara a activar mecanismos para avanzar en esta reivindicación.

“Treviño sigue estando en Burgos, aunque solo sea administrativamente, en contra de la voluntad de sus ciudadanos. Han pasado muchos años, demasiados, sin que el tema se solucione y es hora de dar la palabra y la decisión a los treviñeses”, justifica EH Bildu en esta nueva iniciativa en favor de la anexión de este enclave a Álava, que pide a Castilla y León y al Gobierno español que “acepten la voluntad libre y democráticamente decidida” de los vecinos de este territorio.

Han sido numerosas las ocasiones en que el Parlamento vasco ha abordado la situación de Treviño, pero la realidad es ahora distinta a las anteriores, ya que hace algo más de dos meses las diputaciones de Burgos y Álava suscribieron un acuerdo histórico al pactar siete convenios para mejorar los servicios públicos a los vecinos de este enclave después de dos décadas largas de conflictos administrativos. Así, han sellado su cooperación en materias como la protección civil y la atención de emergencias, la integración y atención social a personas mayores, discapacitadas y dependientes, la lucha contra la violencia de género o el impulso de la promoción de actividades culturales y educativas y de normalización del euskera.

Sin embargo, EH Bildu ha denunciado que estos convenios constituyen “un fraude” y ha insistido en que la cuestión de Treviño solo se resolverá con su anexión al País Vasco. La coalición ‘abertzale’ también reclamó la soberanía de este enclave burgalés el pasado año en el Senado, que se posicionó de forma mayoritaria en contra de esta petición, que solo contó con el apoyo de Podemos y el PNV.

Los dos ayuntamientos del enclave, Treviño y La Puebla de Arganzón, quieren activar de nuevo la vía de las Cortes Generales para superar el veto de Castilla y León, que se ha opuesto en dos ocasiones, en 1980 y 1998, a su segregación. Su pretensión pasa de nuevo por que el Parlamento de Vitoria lleve a Madrid una ley orgánica para modificar los límites territoriales de España como “solución jurídica” para no tener que pasar por el ‘filtro castellano’. Además, la actual acumulación de fuerzas en el Congreso es ‘a priori’ más proclive a su reivindicación que en la pasada legislatura, si bien se antoja difícil que el PSOE modifique ahora la postura que mantuvo en 2014. En todo caso, los dos municipios confían en que ahora, con el apoyo mayoritario del Parlamento vasco a su reivindicación, los socialistas se abran a atender esta histórica petición que se plasma en diferentes acuerdos locales adoptados desde la década de los ochenta.

Noticia de El Confidencial (Ver noticia original)

Deja un comentario

loading...